Recursos para la Confesión


¿Qué es un Examen de Conciencia? 


El examen de conciencia es una manera útil de mirarte a ti mismo y tus pensamientos, intenciones, actos y deseos. Nos ayuda a determinar qué necesitamos cambiar sobre nosotros mismos para que podamos regresar humildemente a nuestro Señor, reconociendo nuestros errores y buscando su misericordia y amor para que podamos convertirnos en la persona que Dios nos creó para ser. Una vez que nos damos cuenta de nuestras faltas deberíamos buscar cuidadosamente cuáles tentaciones nos empujan a cometer estos pecados. Debemos desear cambiar y realmente intentar hacerlo para que podamos llegar a estar en el paraíso con el Señor. Para hacer una Confesión adecuadamente, también debemos confesar el tipo de pecado y cuántas veces cometimos un pecado en particular. Debemos confesar todos los pecados mortales. También es algo bueno el confesar cualquier pecado venial que podemos haber cometido para que así podamos estar enfocados solamente en Dios y en completa comunión con Él. La Confesión nos da una gracia sacramental especial para vencer nuestros pecados, trayéndonos de regreso a Dios y restaurando nuestra relación con Él. 

Aquí está un examen de conciencia para jóvenes preparado por nuestro liderazgo juvenil diocesano: 

Examen de Conciencia para Jóvenes

1. Yo soy el Señor tu Dios. No habrá para ti otros dioses delante de mí.

• ¿Rezo por la relación personal que tengo con Dios, o por miedo/necesidad? 

• ¿Me pongo a mí mismo o las co-sas materiales antes que a Dios? 

• ¿Ordeno mi vida con Dios como el centro, o lo meto a la fuerza en mi vida cuando puedo? 

• ¿Adoro a ídolos? 

• ¿Pierdo todo mi tiempo? 

• ¿He negado mi fe frente a otros? 

• ¿Me he burlado de lo que la Iglesia Católica enseña o practica? 

2. No tomarás el nombre de Dios en vano.

• ¿Uso el nombre de Dios por coraje o para jurar? 

• ¿Digo maldiciones o groserias? 

• ¿Hago chistes ofensivos sobre Dios? 

3. Santificarás las fiestas.

• ¿Recuerdo santificar los domingos y días de precepto? ¿Voy a Misa en esos días? (Actualmente no hay una obligación de asistir a Misa los domingos, pero aún tenemos el mandamiento de santificar el domingo). 

• ¿Escucho y pongo atención durante la Misa? 

• ¿Llego tarde a la Misa o me voy temprano sin tener una buena razón para hacerlo? 

• ¿He hecho un esfuerzo por hacer buenas obras los domingos? 

• ¿Guardo el domingo como día de descanso? ¿Evito el trabajo innecesario? 

4. Honrarás a tu padre y a tu madre.

• ¿Les rezongo a mis padres? 

• ¿Trato de comunicarme clara y respetuosamente con mis padres? 

• ¿Respeto a mis padres, maestros, mayores, abuelos, sacerdotes, y aquellos con autoridad en mi vida? 

• ¿Ayudo en la casa aun cuando no quiero, o cuando me es un inconveniente? 

• ¿Peleo con mis hermanos menores? ¿Trato de hacer las paces? 

• ¿He roto alguna regla o ley establecida por mis guardianes para protegerme? 

• ¿Molesto a mis hermanos? 

• ¿Respeto las decisiones y opiniones de mis padres?